lunes, 16 de enero de 2017

Relaciones complejas

Primero, me declaro y voy asimilando que no habrá nada.

Luego vine él y me dice: No veía nuestros caminos separados. 

Al final terminamos jugando entre roces y celos declarados, así como reclamos de propiedad mutua, nada nuevo, excepto que ahora hay una cuenta regresiva. 

Después de la declaración, un poco de distancia, luego viene el reclamo de ambos. Y ahora, estamos igual que antes. Excepto que ahora él ya no tiene novia. 

Cuando los dos sabemos lo que busca cada uno, las olas no nos turbaran.

Yo ya he dado el primer paso, y querer una respuesta inmediata es pedir demasiado. Enviado el mensaje y recibido, se debe dar tiempo a la respuesta. 

¿Cuales serán sus emociones al final? 

 

Sobre cambios por la vida

Ha pasado un tiempo como siempre. Muchas cosas han cambiado y muchas otras son nuevas. 

Sobre lo que ha cambiado. Cansada ya de una relación que no iba ni venía, tomé mi valor por una última vez y lo miré. Con firmeza en los sentimientos y con una voz clara dije: Me gustas. Me declaré. Sobra decir que no hubo respuesta positiva. 

Sentía que algo iba a cambiar en cuanto lo dijera en voz alta, que él y yo seríamos otros. Pero no. El cielo seguía siendo azul y nosotros los mismos. Estaba segura que el modo de despedirme de estas emociones, de poder avanzar y saber que lo entregué todo.  

Sobre lo que cambio, a pesar de la falta de respuesta positiva, pude notar un cambio en el ritmo de los días, los dos necesitamos asimilar la situación. Por supuesto que confiaba ciegamente en nuestra amistad, así que aún somos amigos como siempre. Pero  nuestro lazo, es una fibra más fuerte, más firme. 

Actualmente de hecho, mira hacía un futuro incierto, pero largo. Mi pequeño hombre ha emprendido un negocio, ventas, y oficialmente me ha pedido que me integre en su equipo, fue un largo camino, porque yo necesitaba que lo dijera claramente. 

También, el mismo día me mostró un tatuaje en su piel, y vaya que me sorprendió. Primero porque me hizo ver que tomar las cosas firmemente no es algo que le intimide. Qué puede tomar la eternidad. 

Lo nuevo en esto, es que me estoy tomando seriamente el reinició, ahora que sabe claramente mis sentimientos sin excusa ni poder negarlos, tal vez los pueda ver desde otro anguló. Para saber que hice todo en mí, una vez que el mensaje fue entregado puedo intentar una vez más que me mire. 

Llegar hasta aquí no fue fácil. Tuvimos discusiones y casi separaciones dramáticas por mi falta de confianza, pero hemos llegado lejos por todo eso. Un último intento no me hará daño. Porque no soy la misma de ayer, ahora puedo definir mies emociones y respetarlas, decir en claro lo que quiero y lo que no, y, si la respuesta continuará negativa, esta bien, porque esta vez no lo hago por él, lo hago por mi.

Aún me queda un largo camino de cambios. No cargaré con un "y sí le hubiera dicho, y si lo hubiera intentado", aunque no voy a esperar toda la vida, dejar que todo fluya es lo correcto, porque siendo una flor que florece para sí misma atraes a las mejores abejas. 

Le voy a mostrar al mundo lo mejor de mí, me voy a esforzar siempre para regalar amor, y que el amor regrese a mi cuando sea momento. 




miércoles, 21 de septiembre de 2016

No te crezcas en dolor


Con las últimas entradas me quedé pensando respecto a mi resignación de esa relación conflictuosa y quisiera aclarar algo, en alguna entrada lo dije, sobre el espacio que necesitan las cosas para crecer y el respeto que debes tenerte a ti mismo.

Debemos respetar los sentimientos de los otros como los propios. No te justifiques, está bien si te duele, no hay nada que hacer si te sientes de eso modo, excepto, darle la oportunidad de existir para aprender de ello. Porque así es como te sientes, no te justifiques, no te avergüences.
A estas alturas debe parecer que me resigne a una mala relación y la alimento por gusto. Pero no. Es porque la conozco que la acepto.

Esto es complicado.

Es porque conozco a esta persona y entiendo lo que significa la vida para él, como se comunica con otros y consigo mismo. Es porque también conozco como me hace sentir. Y dentro de ese conocimiento soy capaz de poner límites. No le permito faltarme el respeto de ningún modo, y procuro comunicarme correctamente.

Sin embargo, duele. Porque lo entiendo.

Entiendo que no puede corresponder mis sentimientos, que no importa lo que haga, no lo voy a alcanzar como quiero. Supongo que es porque lo quiero que atesoro todo lo que me da, el dolor del rechazo también, porque al final de cuentas todo es un proceso, y aceptar que no estamos mirando el mismo horizonte con las mismas intenciones puede ser un poco duro.

Dale el espacio al amor para crecer, no lo encierres.
Dale el espacio al dolor para que se extinga, no lo niegues.
No soy masoquista no, solo me gusta sentir cada fibra de sentimiento.





sábado, 17 de septiembre de 2016

Sobre la vida y el amor no correspondido

Hablando sobre vivir plenamente, ya les he contado sobre el amor. El amor que tengo ahora no es correspondido como me gustaría… y a estas alturas no sé siquiera si lo es de algún modo.

Y la verdad ante la idea del rechazo, me he estado mintiendo a mí misma sobre mis emociones, he dicho que no lo quiero de ese modo, pero me duele el pecho cuando sé que no me mira a mí, así que irremediablemente tuve que aceptar la verdad… y el rechazo.

Supongo que él se dio cuenta de que estaba mirando hacia otro lado.

Yo dije amor y él dijo amistad.


Entonces, con cosas muy sutiles para ayudarme a poner los pies en la tierra, y aunque dolió, cumplieron. Pero, el corazón no es tan fácil.

¿Cómo olvido el amor cuando convivo con el todos los días?

A él, lo miro siempre, y el amor se aferra más. No es la esperanza de que me quiera a mi algún día, no, esa ya murió, me queda claro que jamás seré lo que él quiere. Pero no importa cuánto duela, mi corazón se acelera cuando dice mi nombre, sonrió cuando alza su mano entre la multitud y me saluda, a mí.

¿Cómo hago para que su sonrisa no detenga el tiempo?
¿Cómo hago para no sobresaltarme cuando me toca?
¿Cómo hago para dejar de quererlo así?

Me di cuenta con el diario, que ya llevo una temporada así. Con la agonía de no ser yo y la felicidad al mismo tiempo de poder compartir algunos días con él.

Y aunque me di cuenta de que no tengo cabida en su vida, miro que me he aferrado tanto a él, que en la mía, por donde vea hay algo que nos une. Entonces, como dicen por ahí… Yo solo me eché la soga al cuello… y lo más triste es que aunque sea doloroso, me gusta pensar que hay algo que solo nosotros compartimos. Con nadie más, solo conmigo.


¿Eso me hace masoquista… o “algo es algo,  mejor que nada”?


Vivir

Una de las medidas de las terapias fue comenzar un diario. Me ha ayudado bastante, pero también ha tenido un efecto secundario para este blog, que inicialmente comenzó como un medio de “desahogo”, puesto que el fin del diario es tener donde expresarme y al mismo tiempo crear un historial para conocerme, ha suplido por completo al blog.

La idea del diario es muy buena, y no pienso dejarla, ahora forma parte de mis hábitos, y aunque inicialmente no era muy frecuente en este blog, tampoco solía dejarlo tanto tiempo. Debo reconocer muchas cosas de mi persona que ahora comprendo por medio del diario.

Esta entrada comenzó porque extraño el blog, pero justo ahora no tengo nada nuevo que contar. Excepto que después de un tormentoso periodo, comenzó a ver la luz, a sentar cabeza y madurar, a mirarme al espejo y conocerme.

Aún cometo los mismos errores, pero ahora no los niego, ahora aprendo de ellos. He comenzado una de mis metas desde hace tiempo, preocuparme por mí y sentirme satisfecha con ellos. Es un poco pesado de pronto, y no niego que me detengo, pero siempre vuelvo a avanzar.

Hoy quiero decirles que estoy bien.

Por primera vez en un mucho tiempo, puedo decir de manera sincera: estoy viviendo plenamente.
Y se siente bien. A veces lloro, a veces río, a veces recuerdo y otras olvidó, pero siempre, siempre cumplo mis expectativas.

Yo, no quiero vivir con arrepentimientos. No quiero irme insatisfecha. Prefiero irme destrozada porque viví a intacta porque solo observe. Muchas veces me cuesta respirar, en esos momentos me detengo y hago una gran exhalación, entonces miró todo lo que tengo que hacer aún. Me asusto, me desespero, cierro los ojos un momento y pienso: -con un paso a la vez, con un paso a la vez basta. Y temblorosamente, inicio el andar una vez más, paso a paso, hasta que agarro ritmo, las veces que sea necesario, está bien a veces sentirse insegura, está bien detenerse a mirar lo que nos deviene.


Porque el mundo es muy grande para comérselo con una mordida. Y aquí vamos otra vez. Las veces que sea necesario. Y vivir así me gusta. 

Somos lo que nos permitimos ser.

lunes, 9 de mayo de 2016

A medias.

Estos días han sido complicados. 

Estoy, nuevamente, viviendo a medias. 

Tener metas, ilusiones, querer llegar lejos, querer ser feliz. 

No lo quiero.

Hoy, estoy cansada. De mí, de esa persona que no quiere nada, pero que teniendo tantos caminos que elegir, eligió sentarse a mirar. 

¿Qué es lo qué paso? 

Parecía que estaba motivada.

¿O es que estoy motivada y al estar en un estado poco común para mi lo rechazo?

Y hoy que por fin, veo que hay tantos caminos, no sé cual elegir, me siento aturdida de tanta vida. 

Todos son tan felices, tan motivados y con un camino seleccionado. 

Yo vivo a medias, pero los celo por completo.

¿Qué es lo que quiero?



domingo, 6 de diciembre de 2015

El amor no correspondido


Y eso doloroso, porque no sé donde termina la alegría y empieza el dolor. Son difusos y confusos. Son el mismo sentimiento.

¿No hay un intermedio?

Porque me hieres cuando no me amas y me sanas cuando me amas. Y así, hasta que no sé donde estoy.

Gracias

Estos días, las personas me agradecen mucho.

¿Es normal que te duela cuando alguien te agradezca? Pues a mí me duele. Solo eso basta para que mi animo decaiga.


Y "gracias" a ellos mi animo esta excepcionalmente, bajo.

¿Por qué?

Las personas siempre esperan mucho de mí, y cuando confían, me ponen una carga enorme...

Sé que eso es un problema mío. Pero pesa mucho para arrancarlo de golpe.

Sobre todo porque la distancia me asusta, ¿si les fallo, me quedaré sola?

¿Cómo terminé así?

No esperen que sea la mejor. No me mires como si no pudiera estar triste, no supongas que soy tan independiente y autosuficiente que no necesito ayuda.

Yo también me siento triste, me canso y me desespero. También necesito ayuda. También me puedes invitar un helado de vez en cuando.

No soy perfecta. No soy impresionante.

Cuando la gente mi mira así, es como si no me quisieran incluir en sus vidas porque soy tan perfecta que tengo la mía y no compaginan.

Y luego pienso así, y me siento presuntuosa.

Pero sobre todo. Sola y triste.